Desde Texas hasta Illinois, pasando por Utah, los estadounidenses se preguntan si puede repetirse la tragedia del Champlain Tower South en sus estados. ¿Se pueden detectar estos errores? En el caso de este condominio había señales que anunciaban el desastre.

El derrumbe repentino del Champlain Tower South, un condominio de 12 pisos ubicado en Surfside (Florida), tiene a los medios de todos los rincones de Estados Unidos haciéndose la misma pregunta: ¿puede un edificio colapsar de la nada en mi estado?

Los colapsos de edificios no son comunes. El de esta semana es una “rareza de proporciones bíblicas”, dice Peter Dyga, presidente de Associated Builders and Contractors, una asociación nacional de comercio para la construcción, en diálogo con el Miami Herald.

El último incidente con características similares en el país fue el derrumbe del L’Ambiance Plaza, un proyecto residencial en construcción en Bridgeport, Connecticut, que dejó 28 obreros muertos en abril de 1987. Durante el proceso de colocación de las losas de concreto se generó una tensión alta que terminó en un agrietamiento de la estructura.

Como le explicó Joseph Colaco, profesor de arquitectura de la Universidad de Houston a la cadena ABC en Texas, “antes de que haya un colapso verás que suceden cosas: o una losa que se desvía hacia abajo o una grieta que se abre en una columna. Si puedes poner un dedo dentro de la grieta hay que comenzar a preocuparse”.

“La gente tiene que recordar que hay miles de edificios de esta altura o más en el sur de Florida, y millones en todo el mundo. Claramente, algo andaba mal”, dice Dyga.

En el caso del Champlain Towers South, las señales parecen haber comenzado en la década de 1990, diez años después de su construcción, pero solo fueron detectadas hasta el año pasado. Una investigación de la Universidad Internacional de Florida (FIU), publicada en 2020, reveló que el edificio mostró signos de hundimiento en el suelo desde los 90 a un ritmo preocupante.

“Cuando medimos el hundimiento o cuando vemos el movimiento de los edificios vale la pena comprobar por qué sucede. No podemos decir cuál es la razón de eso a partir de las imágenes de satélite, pero podemos decir que hubo movimiento aquí”, señala el profesor Shimon Wdowinski, del Instituto de Medio Ambiente de la FIU.

Este condominio no es el único que ha experimentado un hundimiento. En áreas más grandes en el oeste de Miami Beach también se observó un hundimiento de viviendas, aunque predecible dado que fueron construidas en humedales recuperados. La investigación continúa en fases preliminares. “Incluso podríamos tardar años averiguando qué sucedió acá”, comenta Dyga. Pero esta primera hipótesis es la que ha cobrado más fuerza: que había señales sobre la catástrofe en el suelo. Una tragedia anunciada.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *