Qué se sabe hasta ahora sobre la combinación de vacunas contra el coronavirus

Varios ensayos clínicos recientes han mostrado que la combinación de vacunas de covid-19 no sólo es posible, sino que en muchos casos es hasta recomendable y podría ofrecer una mejor protección contra el coronavirus y, particularmente, contra las nuevas variantes.

La combinación de vacunas está siendo utilizada en varios países de América Latina para combatir la escasez de dosis.

Mientras, en Europa la aparición de coágulos de sangre en un pequeño número de personas inoculadas con la vacuna AstraZeneca, llevó a varios países a combinar una primera dosis de esta vacuna con una segunda dosis de otros fabricantes.

Pero ¿cuáles han sido los resultados de esta combinación? En este video lo explicamos.

Redacción: BBC News Mundo

No te canses de hacer el bien

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.

(Gálatas 6:9)

¿Nos podemos cansar de hacer el bien? Esto puede parecer extraño, pero sí que podemos. El mundo oprime toda buena acción que apunta hacia Cristo. ¿Cómo lo hace? A través de la ingratitud, el libertinaje, la injusticia y la falta de reconocimiento. Cada vez que no recibimos la respuesta esperada al ayudar a alguien nos desmotivamos y puede que deseemos “tirar la toalla”. Mantén la calma. Recuerda que toda recompensa es dádiva de Dios y no de los hombres. Somos salvos por su gracia, no por nuestros actos.

Cuando medimos nuestra ayuda medimos nuestras bendiciones. Jesús hizo el mayor bien sin hacer acepción de personas ni medir esfuerzos en cuanto a quién podía ayudar. Cuando hacemos el bien sin esperar nada a cambio hacemos lo que Jesús haría. Él enseñó a sus discípulos a practicar el bien sin alardear con el fin de ser honrados por los demás. Puede que muchas personas no lo reconozcan, pero Dios, que lo ve todo, te recompensará. Él es justo, es fiel y permitirá la cosecha en el momento oportuno. ¡Continúa haciendo el bien!

Hace bien hacer el bien:

  • Conversa con Jesús. Habla con él sobre lo que sucede en tu corazón. Él es la fuente de todo bien.
  • Haz todas las cosas como si las hicieras para Dios. Aunque los hombres no lo reconozcan, Dios ve todas las cosas y te recompensará en el momento oportuno.
  • Renueva tus fuerzas leyendo la Palabra de Dios. Es el combustible adecuado para continuar andando en fe practicando el bien.
  • Practica el bien sin esperar nada a cambio. Esta es una actitud que libera, y Dios te sorprenderá.

“No hay mucha diferencia entre la adicción a las drogas y al teléfono móvil”

El psicólogo español Marc Masip trabaja con jóvenes para educarlos sobre un buen uso de la tecnología y evitar desarrollar adicciones.

Si te da ansiedad imaginar un mundo sin Facebook, Instagram o Whatsapp, vigila tu dependencia a las nuevas tecnologías. Es posible que seas un adicto.

Este experimento ya ocurrió el pasado 4 de octubre, cuando millones de personas se frustraron al apagarse estos tres servicios durante seis horas.

Una frustración que, en sus ejemplos extremos, hay quien se atreve a compararlo con un síndrome de abstinencia como el que se sufre al dejar las drogas, el alcohol o el tabaco.

Puede parecerte una comparación exagerada, pero el psicólogo español Marc Masip la defiende a capa y espada.

El móvil es la heroína del siglo XXI“, dice sin tapujos.

Parte de su trabajo consiste en dar terapia en clínicas de desintoxicación para adictos a la tecnología.

Una rehabilitación que puede llegar a ser incluso más difícil que la de las drogas, “porque todo el mundo ya tiene asumido que son malas, mientras que las nuevas tecnologías todos las utilizamos sin conocer cuánto daño pueden hacer”, explica Masip.

Cuando nos quedamos sin Facebook, Whatsapp e Instagram, saliste rápido en Twitter a comparar las tecnologías con la heroína y a desearnos con ironía un “Feliz síndrome de abstinencia”. Muchos pueden considerar esto una comparación exagerada. ¿Por qué lo argumentas?

Porque fue una locura y ahí te das cuenta de la importancia que le damos.

La gente enloqueció cuando en realidad no pasaba nada. Estamos todos un poco perdidos. Las adicciones son todas adicciones y no hay mucha diferencia entre la adicción a las drogas y al teléfono móvil.

Es verdad que las drogas no se pueden usar bien y el teléfono móvil sí. Eso es una ventaja.

Hay gente que te compara el móvil con un martillo diciendo que puede usarse bien o mal, pero yo no conozco a ningún adicto al martillo.

Cuando no disponemos de la tecnología, como pasa cuando se cae Whastapp o Facebook, a todos nos entra un malestar, un síndrome de abstinencia. La comparación con la heroína me parece buena porque no somos conscientes aún de todo el daño que puede llegar a hacer.

Cuando se empezó a consumir la heroína, no se sabía qué tan mala era y al final murió mucha gente. Esperemos que ahora no sea así, pero hay gente que muere porque utiliza el celular hasta cuando conduce.

Por no hablar de lo que ciertas personas sufren con casos de bullying en redes sociales. Hay consecuencias para la salud mental que aún no entendemos por el abuso del teléfono móvil.

Nosotros ya trabajamos en clínicas de desintoxicación porque la adicción puede llevar a problemas de salud mental graves e incluso físicos.

Estamos viendo consecuencias en el rendimiento académico de los jóvenes, accidentes de tráfico que pueden llegar a lo peor, ansiedad, estrés, frustración, trastornos alimentarios desencadenados por Instagram y el tipo de imágenes que se cuelga.

Vemos cómo los jóvenes se comunican a través de la pantalla de forma rápida, fácil y cómoda pero luego en el cara a cara son cobardes y no tienen herramientas suficientes para empatizar, mirar o abrazar.

Pero lo peor es sobre todo la dependencia, cómo a la gente le cambia el ánimo a peor cuando se queda sin Facebook o Whatsapp.

Es un problemón porque la dependencia es todo lo contrario a la libertad.

Ser de estímulo los unos a los otros

Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras.
(Hebreos 10:24)

Cuando estamos aprendiendo algo nos hace falta contar con algún incentivo. No sabemos todo, debemos tener humildad y reconocer nuestras limitaciones. En la vida cristiana estamos siempre en proceso de aprendizaje, debemos ayudarnos los unos a los otros en amor para que todos crezcamos y nos fortalezcamos en la fe.

No es posible estimular al prójimo si solo hablamos de sus errores. Motivar en amor incluye reconocer las cualidades del otro. De esa forma tu hermano sentirá el deseo de buscar más a Dios. Podemos identificar fallos, pero señalando siempre una solución. Debemos evaluar con sinceridad lo que sucede con nuestro hermano y ayudarlo de forma que pueda superar la situación.

El ciclo de ayudar y ser ayudado es importante en el ejercicio de nuestra fe en Cristo. El amor nos mueve en comunión y multiplica las buenas obras. Una iglesia saludable es aquella donde todos se desarrollan a través del amor, la comunión y la fe en Jesús.

¡Crezcamos juntos!

  • Cuando necesites ayuda comparte con un hermano que tenga buena reputación: un diácono, un pastor o un hermano con quien tengas confianza y que tenga experiencia en la fe.
  • Anima a los hermanos que están comenzando en la vida cristiana. Háblales sobre los beneficios de ser hijo de Dios. Evita cargarlos con problemas y situaciones que debiliten su fe.
  • Si ves que no estás en condiciones de ayudar a algún hermano ponlo en contacto con una persona de confianza. Debemos conocer nuestras limitaciones.

Ser de estímulo los unos a los otros

Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras.
(Hebreos 10:24)

Cuando estamos aprendiendo algo nos hace falta contar con algún incentivo. No sabemos todo, debemos tener humildad y reconocer nuestras limitaciones. En la vida cristiana estamos siempre en proceso de aprendizaje, debemos ayudarnos los unos a los otros en amor para que todos crezcamos y nos fortalezcamos en la fe.

No es posible estimular al prójimo si solo hablamos de sus errores. Motivar en amor incluye reconocer las cualidades del otro. De esa forma tu hermano sentirá el deseo de buscar más a Dios. Podemos identificar fallos, pero señalando siempre una solución. Debemos evaluar con sinceridad lo que sucede con nuestro hermano y ayudarlo de forma que pueda superar la situación.

El ciclo de ayudar y ser ayudado es importante en el ejercicio de nuestra fe en Cristo. El amor nos mueve en comunión y multiplica las buenas obras. Una iglesia saludable es aquella donde todos se desarrollan a través del amor, la comunión y la fe en Jesús.

¡Crezcamos juntos!

  • Cuando necesites ayuda comparte con un hermano que tenga buena reputación: un diácono, un pastor o un hermano con quien tengas confianza y que tenga experiencia en la fe.
  • Anima a los hermanos que están comenzando en la vida cristiana. Háblales sobre los beneficios de ser hijo de Dios. Evita cargarlos con problemas y situaciones que debiliten su fe.
  • Si ves que no estás en condiciones de ayudar a algún hermano ponlo en contacto con una persona de confianza. Debemos conocer nuestras limitaciones.

Zuckerberg pide perdón y explica por qué se cayó Facebook

Luego de la interrupción global de su servicio, Facebook entregó una explicación oficial ante lo ocurrido, que dejó a los usuarios sin la posibilidad de acceder a WhatsApp, Messenger e Instagram por más de seis horas.

Según una publicación en el blog de la plataforma, la caída se habría debido a un cambio de configuración en los routers, con lo que se descartó un hackeo o intento por acceder a la información de los usuarios.

Dicho de otra manera, parece que las máquinas que hacen funcionar Facebook no eran capaces de comunicarse entre sí.

Según la compañía, “esta interrupción del tráfico de red tuvo un efecto en cascada en la forma en que nuestros centros de datos se comunican, lo que hizo que nuestros servicios se detuvieran”.h

Lamento la interrupción

Esta versión oficial también fue complementada con una publicación de Mark Zuckerberg, CEO de la red social, quien pidió disculpas por los inconvenientes que pudo haber ocasionado esta caída global.

“Lamento la interrupción: sé lo mucho que confías en nuestros servicios para mantenerte conectado con las personas que te importan”, escribió en su cuenta de Facebook.

La de ayer fue la caída más importante de Facebook desde 2019, cuando el sitio estuvo fuera de servicio por más de 24 horas.

Los inconvenientes también afectaron a los empleados de la empresa, que no podían comunicarse entre sí. De hecho, según reveló The Verge, algunos de ellos usaban cuentas de correo electrónico de Outlook proporcionadas por el trabajo para poder permanecer conectados.

Pese a que la explicación oficial de Facebook no revela muchos detalles, la caída al parecer se debió a una actualización rutinaria de BGP que salió mal, lo que hizo que se borrara la información de enrutamiento DNS que la compañía requiere para permitir que otras redes encuentren sus sitios.

Las horas más oscuras para Facebook, WhatsApp y el mundo digital

Las redes sociales de Facebook se cayeron y afectaron la comunicación de millones de personas.

Sobre las 10 de la mañana de este lunes empezaron los primeros reportes de que WhatsApp, Instagram y Facebook, todas propiedad de Facebook Inc., habían sufrido una caída. DownDetector, sitio web especializado en fallas y caídas de plataformas digitales, registró miles de reportes de usuarios que indicaban que los servicios de Facebook no estaban funcionando.

Sobre las 10 de la mañana de este lunes empezaron los primeros reportes de que WhatsApp, Instagram y Facebook, todas propiedad de Facebook Inc., habían sufrido una caída. DownDetector, sitio web especializado en fallas y caídas de plataformas digitales, registró miles de reportes de usuarios que indicaban que los servicios de Facebook no estaban funcionando.

Como suele pasar en este tipo de eventualidades, y como si de un terremoto o un fenómeno natural se tratase, el punto de encuentro digital fue Twitter. Millones de usuarios comenzaron a comentar la situación en esta red social y fue justamente por donde Facebook, WhatsApp e Instagram, las tres plataformas afectadas, informaron oficialmente que “estaban conscientes de que algunas personas no podían acceder a sus servicios” y que estaban trabajando para solucionarlo.

Este tipo de situaciones no son nuevas, si bien no dejan de ser excepcionales. No es la primera vez que alguno de los servicios de Facebook se afecta. Sin embargo, desde 2019 los servicios de esta plataforma no se interrumpían por más de cuatro horas, algo que aumentó la preocupación de varias personas.

Las horas pasaron y las dudas sobre la caída aumentaron. No es para menos. Si se analiza el caso puntual de WhatsApp, la app de mensajería más descargada del mundo, estamos hablando de la principal vía de comunicación digital de miles millones de personas en el mundo. Además, esta plataforma ya se convirtió en el canal de comunicación de la relación empresa-cliente.

Es por esto que la caída afectó en gran manera a restaurantes y tiendas que comercializan sus productos en las redes sociales principales, entre las que, por supuesto, están Instagram, Facebook y WhatsApp.

Las primeras respuestas de Facebook Inc. sobre la caída no daban luces muy claras de lo que estaba ocurriendo. Y en Twitter se comenzó a hablar de varias teorías: un ciberataque a los servidores del gigante tecnológico, una falla en el hardware y/o problemas en el DNS. Las primeras dos hipótesis no tenían mucho sentido, pero la última sí.

La paz que sobrepasa todo entendimiento

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.
(Juan 14:27)

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
(Filipenses 4:7)

Para muchas personas, paz es la ausencia de conflicto o un estado mental de tranquilidad y calma. Muchos la buscan en religiones, clases de yoga, prácticas zen, en la meditación contemplativa, en la espiritualidad, en los astros, en las rocas, en la naturaleza, en el dinero o en otras cosas. Mas esa “paz” que el mundo aparentemente puede dar es pasajera e insuficiente.

Infelizmente, el hecho de que una gran cantidad de las personas que buscan la paz verdadera no la encuentre, se debe a que la buscan en el lugar errado. Desconocen que la verdadera paz es más que un simple sentimiento momentáneo y superficial. La paz verdadera es un estado de plenitud, es un don, una porción dada por Jesús a los que creen en su amor y en su suficiencia.

El Príncipe de paz nos concedió su paz, una que es real e incomparable. Y aunque las circunstancias a nuestro alrededor sean desesperantes, nuestra alma puede disfrutar de paz perenne y completa debido a su confianza total en el Señor.

Disfruta la paz de Cristo

  • Ora a Dios y entrega tu corazón totalmente a él. Obtendrás la verdadera paz cuando te sometas bajo su cuidado.
  • No tengas miedo de los problemas que puedan venir. Confía que la paz de Dios guardará tu corazón y tu mente en Cristo.
  • Dios es digno de toda confianza. No busques caminos alternativos para llenar tu corazón de paz.
  • En los momentos de temor y aflicción, ora y pide a Dios que llene tu alma con la paz de Cristo.
  • Lee la Biblia, busca conocer más a Dios. Él te ayudará a disfrutar de la vida abundante.
  • Comparte y desea la paz de Cristo a todos los que se encuentran afligidos y perturbados en tu entorno.