La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.
(Juan 14:27)

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
(Filipenses 4:7)

Para muchas personas, paz es la ausencia de conflicto o un estado mental de tranquilidad y calma. Muchos la buscan en religiones, clases de yoga, prácticas zen, en la meditación contemplativa, en la espiritualidad, en los astros, en las rocas, en la naturaleza, en el dinero o en otras cosas. Mas esa «paz» que el mundo aparentemente puede dar es pasajera e insuficiente.

Infelizmente, el hecho de que una gran cantidad de las personas que buscan la paz verdadera no la encuentre, se debe a que la buscan en el lugar errado. Desconocen que la verdadera paz es más que un simple sentimiento momentáneo y superficial. La paz verdadera es un estado de plenitud, es un don, una porción dada por Jesús a los que creen en su amor y en su suficiencia.

El Príncipe de paz nos concedió su paz, una que es real e incomparable. Y aunque las circunstancias a nuestro alrededor sean desesperantes, nuestra alma puede disfrutar de paz perenne y completa debido a su confianza total en el Señor.

Disfruta la paz de Cristo

  • Ora a Dios y entrega tu corazón totalmente a él. Obtendrás la verdadera paz cuando te sometas bajo su cuidado.
  • No tengas miedo de los problemas que puedan venir. Confía que la paz de Dios guardará tu corazón y tu mente en Cristo.
  • Dios es digno de toda confianza. No busques caminos alternativos para llenar tu corazón de paz.
  • En los momentos de temor y aflicción, ora y pide a Dios que llene tu alma con la paz de Cristo.
  • Lee la Biblia, busca conocer más a Dios. Él te ayudará a disfrutar de la vida abundante.
  • Comparte y desea la paz de Cristo a todos los que se encuentran afligidos y perturbados en tu entorno.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *