En medio de los rumores de guerra en Ucrania, «la gente está abierta a Jesucristo como nunca antes» dice pastor

«La gente está más abierta a Jesucristo», dice Tishenko en medio de todo este malestar y clima de tensión.

El pastor ucraniano cuenta que el año pasado, alrededor de 27.000 personas llenaron un estadio de Kharkiv para una cruzada evangelistica organizada por la iglesia. 

Tishenko y la «Iglesia de la Nueva Generación» -una de las mayores congregaciones evangélicas de la ciudad-, la cual dirige, se encuentran en el 16º día de una iniciativa de ayuno y oración que se espera que dure 21 días.

«Nos reunimos a las 7 de la mañana, y luego oramos por la paz y el renacimiento en Ucrania. Estamos orando y ayunando, creyendo que Dios nos protegerá porque es muy fiel», dijo el pastor.

La iglesia está a 40 kilómetros de la frontera rusa, junto a las provincias de Donbass y Luhansk, que Rusia invadió y tomó en 2014.

Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, advierte de que Jarkov podría ser el próximo objetivo de Rusia. «Será el comienzo de una guerra a gran escala».

«Kharkiv, que está bajo el control del gobierno de Ucrania, puede ser ocupada», dijo el presidente al Washington Post la semana pasada. 

«Rusia necesita un pretexto. Dirán que están protegiendo a la población de habla rusa. No sé qué harán porque son ciudades grandes. Kharkiv tiene más de un millón de ciudadanos. No será sólo una ocupación; será el comienzo de una guerra a gran escala», añadió el presidente. 

Por su parte, La Casa Blanca ha instado a los ciudadanos estadounidenses que viven en Ucrania a que se marchen mientras estén a tiempo.

«La situación de seguridad en el país sigue siendo impredecible debido a la creciente amenaza de una acción militar rusa y podría deteriorarse sin previo aviso», publicó el miércoles (26) la embajada estadounidense en Ucrania en su página web.

Pero a pesar de las advertencias y alertas de Estados Unidos, la mayoría ha decidido quedarse «para ver qué pasa».

Una de ellas es la misionera estadounidense Jane Hyatt, que vive en Kiev, la capital de Ucrania. «Llevo 26 años viviendo aquí y, a día de hoy, no tengo planes de evacuación. Estoy observando para ver cómo resultan las cosas. Confiaremos en Dios», dijo a CBN News.

«Tenemos más de 20 niños que cuidar y tengo muchas responsabilidades. Siento que tengo que hacer todo lo que pueda por ellos», dijo Jane, quien dirige un centro de rehabilitación cristiano para niños.

El pastor Tishenko, que vio cómo más de 10.000 personas se acercaban a aceptar a Jesús como su Salvador en la última cruzada, dijo que también se quedará en Ucrania para seguir predicando el Evangelio.

«Será una gran oportunidad para que prediquemos más, oremos más y veremos cuánta gente se acercará al Señor», dijo también a CBN News.

Otra de las que ha optado por quedarse es Olga Buznitska, que trabaja para Orphan’s Promise -una organización cristiana que ayuda a niños huérfanos y en situación de riesgo- dijo que sólo tiene planes de evacuación si la situación es drástica. 

La organización tiene 32 proyectos en el este de Ucrania y tiene previsto evacuar junto con todas las personas que participan en esas operaciones. 

«Estamos dispuestos a trabajar con los refugiados en la parte occidental de Ucrania», dijo. 

«Nuestras iglesias, proyectos y voluntarios están preparados con suficientes alimentos. Tenemos energía, y tenemos todo para mantener a estas personas en un lugar seguro», concluyó durante una entrevista con CBN News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.