ANÁLISIS | El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, visita China y la India bajo la sombra de la guerra de Ucrania

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, se reunirá esta semana con sus homólogos en China y la India, dos países bajo presión para condenar las acciones de Rusia en Ucrania a medida que aumenta el número de muertos por el conflicto no provocado.

Lavrov se reunió por primera vez con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, el miércoles antes de un vuelo planeado a la India el jueves, en apenas su segundo viaje al exterior desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero.

Sobre el papel, la reunión de Lavrov con Wang fue aparentemente sobre la agitación en Afganistán. Pero un experto dijo que era “inconcebible” que no discutieran la situación en Ucrania, incluidas las duras sanciones impuestas por la comunidad internacional a Rusia y su aliado Belarús.

“Es inconcebible que las partes eviten a Ucrania en sus discusiones, independientemente de lo que digan sobre el enfoque de la visita”, dijo Steve Tsang, director del Instituto SOAS China de la Universidad de Londres, antes de la visita.

China: ¿qué consecuencias enfrentaría si apoya a Rusia en la guerra? 

El viaje de Lavrov le brindará la oportunidad de evaluar el estado de las relaciones de Rusia con China y la India a medida que se someten a un escrutinio internacional cada vez mayor por su falta de respuesta contundente a Moscú.

Tanto China como la India se han negado a condenar la brutal invasión de Rusia y ambos se abstuvieron de votar las resoluciones de las Naciones Unidas que exigen que Moscú detenga de inmediato su ataque contra Ucrania.

Al final del primer día de Lavrov en China el miércoles, Beijing había dejado clara su postura.

“No hay techo para la cooperación entre China y Rusia, no hay techo para que luchemos por la paz, no hay techo para que podamos salvaguardar la seguridad y no hay techo para que nos opongamos a la hegemonía”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, según la agencia de noticias Xinhua.

Reafirmación de la amistad de China

Desde que Rusia lanzó su invasión a Ucrania, China ha intentado adoptar lo que llama una posición neutral, eligiendo no imponer sanciones a Moscú, o incluso llamarlo una invasión. En cambio, China ha culpado cada vez más a Estados Unidos y la OTAN por el conflicto, y los medios estatales promueven la desinformación rusa.

El miércoles, Wang Wenbin reiteró la postura de China de que “el diálogo y la negociación son la única forma correcta de resolver la crisis de Ucrania” y advirtió contra “echarle leña al fuego”, una frase utilizada a menudo por funcionarios chinos que critican las sanciones occidentales.

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, han cultivado públicamente su asociación en los últimos años, e incluso declararon en febrero que su relación “no tenía límites”. Son socios comerciales florecientes, realizan ejercicios de entrenamiento militar conjuntos y ambos han denunciado lo que ven como una interferencia occidental en los asuntos internos, a menudo votando en bloque en la ONU.

“Existe un propósito común entre esas dos partes, particularmente con respecto al tipo de orden internacional que les gustaría ver”, dijo Manoj Kewalramani, miembro de estudios de China en la Institución Takshashila en India.

Pero la invasión de Ucrania ha puesto a prueba esta relación, ya que China se enfrenta a la creciente amenaza de sanciones secundarias si presta asistencia a Rusia, lo que supone un gran riesgo para la visita de Lavrov, lo que permite a ambas partes aclarar las “áreas grises” de su relación, dijo Tsang.

“La guerra se encuentra en una etapa difícil para Rusia, y puedo ver que a Moscú le gustaría determinar la escala de la asistencia o el apoyo chino para avanzar”, dijo Tsang. “Por el lado de China, puedo ver a Beijing queriendo saber qué tiene en mente Moscú como el juego final y cómo los planes (de Rusia) pueden impactar en China”.

Tsang agregó que es probable que Xi quiera continuar su relación y la del país con Putin, pero el presidente chino “no pagará un precio significativo para hacerlo”. Rusia también es “en última instancia realista de que la ‘amistad ilimitada’ de Beijing tiene límites claros en la realidad”, dijo Tsang.

El miércoles, Wang Yi y Lavrov salieron de sus reuniones con una muestra de unidad, pareciendo reafirmar la amistad de sus países.

“Las relaciones entre China y Rusia han resistido la nueva prueba del panorama internacional cambiante”, dijo Wang después de la reunión. “China está lista para trabajar con Rusia para llevar las relaciones entre China y Rusia a un nivel superior en la nueva era”.

Expresó su apoyo a Rusia y Ucrania para “superar las dificultades y continuar las conversaciones de paz” y elogió los esfuerzos de Rusia para “prevenir una crisis humanitaria a gran escala”.

Las bombas rusas han destruido estructuras civiles, incluidas casas, escuelas, hospitales y refugios temporales durante la guerra, con ciudades sitiadas, sobre todo Mariupol, sin calefacción, electricidad ni agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.