Edifica y sé edificado

Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.

(Romanos 14:19

Todo siervo de Dios tiene la responsabilidad de llevar el Evangelio. ¡Cristo nos dio esa misión! Jesús es la fuente de la verdadera paz y nos corresponde a nosotros proclamar esa verdad. Todo cristiano es un canal de la Palabra de Dios.

Otra de las responsabilidades del cristiano es la de edificar la vida de su prójimo. Crecemos mutuamente cuando nos dedicamos a edificar la vida de nuestro hermano. Vivimos en verdadera comunión cuando ayudamos y recibimos ayuda. Ser siervo de Dios exige esfuerzo, pero Dios recompensa toda esa dedicación.

No escatimes esfuerzos en tu servicio al Reino de Dios. Él no escatimó esfuerzos para salvarte.

Edifica y recibe edificación

  • Siempre que vayas a auxiliar a alguien ayuda de una forma constructiva.
  • Edifica la vida de tu hermano como si estuvieras edificando tu propia vida. Eso es amor.
  • Usa la Palabra de Dios para fortalecer, no para destruir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.