“La gente en Shanghái está harta, dice que este es el confinamiento de la muerte”

Yurley Benítez
Pie de foto,Yurley Benítez.

Yurley lleva cuatro años en China y casi la mitad de ellos los ha pasado bajo restricciones debido a la pandemia de covid-19.

Pero afirma que “nunca” había vivido una situación como la actual: el último confinamiento ha sido “el peor” de todos, para ella.

La madrugada de este lunes, la policía china tocó la puerta de su apartamento en el centro de Shanghái, mientras dormía.

Luego fue trasladada a un centro de cuarentena, donde la colombiana de 27 años aún permanece encerrada, desesperada y con una creciente frustración.

China impuso un nuevo confinamiento en Shanghái, su centro financiero más importante, en medio de una nueva ola de casos de covid-19 que azota a gran parte del país.

Con 45 ciudades confinadas, de manera parcial o total, de acuerdo a un reporte publicado por el banco de inversión Nomura la semana pasada, el gigante asiático tiene cada vez más problemas manteniendo su política de “cero covid”.

Hasta ahora, Shanghái es la ciudad más grande que ha sido puesta en cuarentena. Pero los desafíos logísticos necesarios para confinar a las 25 millones de personas que viven en la megápolis son enormes.

El gobierno ha creado centros de confinamiento en toda la ciudad. Muchos no tienen duchas y sólo cuentan con camas plegables.

Las personas infectadas conviven en ellos apretujadas unas junto a otras.

En confinamiento total

Yurley, quien trabaja para una empresa que exporta productos de China a Colombia, se encuentra en uno de ellos ubicado en una zona en el norte de la ciudad que no conoce bien, pero que “parece industrial”.

Recuerda que desde el comienzo del confinamiento, las autoridades de Shanghái empezaron a hacer pruebas rutinarias en las diferentes comunidades.

Yurley Benítez
Pie de foto,Yurley afirma que su traslado al centro de cuarentena es “injusto”.

“Todos los días nos estaban haciendo tests”, dice en entrevista con BBC Mundo.

El 4 de abril le hicieron una prueba y vio que el resultado en su aplicación móvil era “anormal”, pero nunca recibió los resultados definitivos de esa prueba.

“Cuando mi código QR cambió y se puso de color rojo, empecé a sospechar que algo andaba mal“, añade.

Tres días después, Yurley y su novio se sometieron a pruebas caseras de covid-19 para que los dejaran salir de su conjunto residencial, pues querían pasear a su mascota.

No tenía síntomas graves, “sólo una tos leve”, pero su prueba salió positiva.

“Es injusto”

Luego les hicieron una prueba PCR a ella, a su novio y a Demi, su compañera de piso sudafricana.

La colombiana asegura que tampoco le enviaron el resultado de esa prueba, pero a Demi le informaron que tenía covid-19.

Yurley recibió “una vacuna china”, mientras que su pareja, quien “nunca ha dado positivo”, recibió dos dosis de la vacuna Pfizer.

Demi no se ha vacunado.

Shanghái.
Pie de foto,Las calles de Shanghái permanecen desoladas.

Tras dar positivo, la sudafricana recibió una llamada telefónica de las autoridades sanitarias donde le preguntaron dónde y con quién vivía, y le pidieron que se preparara porque “en las próximas 48 horas” la iban a buscar.

A Yurley solamente le preguntaron su dirección.

“Les dije que me dejaran quedarme en casa porque vivo con mi novio, tengo un baño privado y les pedí que nos hicieran otra PCR, porque ya las pruebas de antígeno me estaban dando negativas para el 12 de abril”, apunta la joven de Bucaramanga.

Pero nunca recibió respuesta.

El domingo 17 de abril a las 11 de la noche, Demi recibió otra llamada donde le anunciaron que la iban a recoger en dos horas y le pidieron que le informara a su compañera de piso, “la señorita Benítez” que también se preparara.

“A las 3 de la madrugada recogieron a Demi, pero yo les dije que no iba a ir”, cuenta Yurley.

“Mi consulado me había aconsejado que no fuera, porque era injusto que nunca me informaran personalmente que me iban a sacar de mi casa”.

“Todo parece un trámite”

Se fueron, pero media hora más tarde comenzaron a tocar nuevamente.

La policía se presentó con una videocámara y le mostraron una nota que decía que si no cumplía las reglas iba a tener complicaciones legales.

Los agentes sólo hablaban mandarín, pero le prometieron a Yurley que en el centro de cuarentena había gente que hablaba inglés. Una promesa que pronto se daría cuenta de que no era cierta.

Y, sin más, la subieron al autobús.

Me puse a llorar porque sentí mucha frustración. Yo sabía que ya no tenía covid, que ya era negativa”, explica.

Además, cuenta que todos en el autobús se veían tristes, frustrados y “nadie se veía enfermo”. Agrega que en los 20 minutos que duró el trayecto no escuchó toser a nadie.

Yurley Benítez
Pie de foto,Yurley Benítez, de 27 años, ha vivido en China durante los últimos 4.

“Todo parece un trámite, parece como si las autoridades solo quieren justificar la construcción de todos estos hospitales”, dice.

Las únicas extranjeras

La colombiana señala que tiene suerte, pues el hospital a donde fue trasladada no es tan malo como pensó.

“Todo está nuevo. Lo único difícil es dormir. Me costó muchísimo anoche, porque las luces siempre están prendidas y hay mucho ruido las 24 horas del día“, relata.

Estima que en su centro hay “unas 600 personas” que suelen hablan al mismo tiempo, ponen música y ven series con el volumen “muy alto”.

Yurley y Demi afirman ser las dos únicas extranjeras del lugar, donde “nadie habla inglés”.

Logré pedir en chino dos camas en un cubículo, cerca de una ventana y afortunadamente así lo hicieron”, añade Yurley, precisando que en ese hospital cada cubículo cuenta con dos camas.

“La gente está harta”

Yurley ha notado que a los chinos se les ha ido agotando la paciencia en los últimos días.

Funcionarios en Shanghái con manifestantes.
Pie de foto,Un video analizado por la BBC muestra los enfrentamientos entre la policía y residentes.

“La gente en Shanghái está harta, incluso los chinos están protestando cada vez más y pegan panfletos en los que dicen que este es el confinamiento de la muerte, que la gente se está muriendo”, señala.

“También ha sido súper triste porque muchas mascotas han muerto de hambre o han quedado abandonadas en las casas de los mismos dueños”.

El confinamiento en Shanghái es tan estricto que es difícil conseguir comida.

El confinamiento total les impide a las personas abandonar sus hogares, incluso para la compra de productos básicos.

Tres tipos de confinamiento, en teoría

Jiangchuan Wu, periodista del servicio chino de la BBC, explica que en Shanghái existen actualmente tres tipos de confinamientos que se aplican a complejos residenciales.

En primer lugar, están los complejos en los que no ha habido ninguna infección en 14 días continuos, cuyos residentes pueden salir.

Luego están los que registran casos de infección, pero no en todos los edificios. Los residentes de los edificios sin casos pueden salir, pero solo pueden moverse dentro del complejo.

Y por último están los complejos en los que se han registrado casos en diferentes edificios y cuyos residentes no pueden salir de su hogar.

“En teoría, algunas personas pueden salir de casa y caminar en la ciudad, pero es muy difícil”, explica Wu.

“Los datos oficiales aseguran que hay millones de personas bajo este tipo de condiciones, pero esto es difícil de verificar esta información. Personalmente, no lo he visto”.

Yurley afirma que tampoco conoce una sola comunidad que esté abierta.

Sin alimentos

Desde principios de abril, los residentes de Shanghái han reportado dificultades para pedir alimentos en línea, e incluso restricciones sobre cuándo pueden realizar sus pedidos, debido a la escasez de suministros y la falta de personal para entregarlos.

Voluntarios entregando suministros de alimentos gratuitos a los residentes de una comunidad cerrada.
Pie de foto,Voluntarios entregando suministros de alimentos gratuitos a los residentes de una comunidad cerrada.

Durante los primeros días del confinamiento, Yurley recuerda que no conseguía a nadie que le llevara la comida.

Fue a partir de la segunda semana que empezó a recibir algunos productos mediante entregas comunitarias.

“Pero eran vegetales muy chinos que ni siquiera sabíamos cómo cocinar, vegetales de los que ni siquiera me sé el nombre, porque no existen en mi cultura”, explica con frustración.

Desde principios de mes, el gobierno chino ha estado regalando cajas de comida a personas en comunidades totalmente confinadas.

“Esto es insostenible, ¿cuánto dinero está gastando Shanghái con este confinamiento?”, se pregunta Yurley.

Dos pruebas negativas para salir

La joven colombiana permanecerá en el hospital hasta que se haga dos pruebas PCR y estas salgan negativas.

El lunes pasado le hicieron la primera y la noche del martes aún esperaba el resultado.

Si el test da negativo tiene que esperar por otra ronda de pruebas, que supuestamente es en “un par de días”, y esperar que el resultado sea consistente.

Por ahora, ha dejado de trabajar y tuvo que cancelar todas las reuniones que tenía previstas. Se ocupa leyendo, haciendo crucigramas, pero afirma que cada minuto que pasa en el centro de cuarentena parecen horas.

“Al principio dijeron que el confinamiento duraría cinco días y ya van más de quince. ¿Cuándo se acabará esto?“.

el resurgir de los celulares no inteligentes en un mundo hiperconectado

Robin West, de 17 años, es una rareza entre sus compañeros: no tiene un teléfono inteligente.

En lugar de hacer scroll por aplicaciones como TikTok o Instagram durante el día, esta joven utiliza el llamado “teléfono tonto”.

Son teléfonos básicos, con una funcionalidad muy limitada en comparación con un iPhone, por ejemplo. Por lo general, solo pueden hacer y recibir llamadas y enviar mensajes de texto.

Si hay suerte, sirven para escuchar la radio y tomar fotos muy básicas, pero definitivamente no se conectan a internet ni a las aplicaciones.

Estos dispositivos son similares a algunos de los primeros teléfonos que la gente compraba a finales de la década de 1990.

Dos "teléfonos tontos"
Pie de foto,Dos “teléfonos tontos” fotografiados en 2005, dos años antes de que Apple lanzara su primer iPhone y 11 años antes de TikTok.

La decisión de West de deshacerse de su antiguo teléfono inteligente hace dos años fue un impulso del momento.

Mientras buscaba un teléfono de reemplazo en una tienda de segunda mano, se sintió atraída por el precio bajo de un “teléfono ladrillo”.

Su móvil actual, de la firma francesa MobiWire, le costó casi US$9. Como no dispone de la funcionalidad de un teléfono inteligente, no tiene que preocuparse por una costosa factura mensual de datos.

“No me di cuenta de cuánto se apoderaba de mi vida el teléfono inteligente hasta que compré un ladrillo”, asegura.

“Tenía muchas aplicaciones de redes sociales y no trabajaba tanto porque siempre estaba en el teléfono”.

La joven londinense no cree que vuelva a comprar otro teléfono inteligente. “Estoy contenta con mi ladrillo, no creo que me limite. Definitivamente soy más proactiva”.

Un nuevo impulso

Los “teléfonos tontos” están viviendo un renacimiento. Las búsquedas en Google sobre estos aparatos aumentaron un 89% entre 2018 y 2021, según un informe de la firma de software SEMrush.

Aunque las cifras de ventas son difíciles de obtener, un informe señala que las compras globales de “teléfonos tontos” debieron alcanzar los mil millones de unidades el año pasado, frente a los 400 millones de 2019.

Esto se compara con las ventas mundiales de 1.400 millones de teléfonos inteligentes el año pasado, luego de una disminución del 12,5% en 2020.

Mientras tanto, un estudio de 2021 realizado por el grupo de contabilidad Deloitte indica que 1 de cada 10 usuarios de teléfonos móviles en Reino Unido tenía uno de estos aparatos.

“Parece que la moda, la nostalgia y su aparición en los videos de TikTok tienen un papel que desempeñar en el resurgimiento de los teléfonos tontos”, dice Ernest Doku, experto en móviles del portal de comparación de precios Uswitch.com.

“Muchos de nosotros tuvimos un ‘teléfono tonto’ como nuestro primer móvil, por lo que es natural que sintamos nostalgia por esos clásicos”.

Doku dice que fue el relanzamiento en 2017 del teléfono Nokia 3310, comercializado por primera vez en 2000 y uno de los móviles más vendidos, lo que realmente propició el renacimiento.

“Nokia impulsó el 3310 como una alternativa asequible en un mundo lleno de móviles de alta especificación”.

Agrega que si bien es cierto que estos teléfonos no pueden competir con los últimos modelos premium de Apple y Samsung en lo que respecta al rendimiento o la funcionalidad, “pueden eclipsarlos en áreas igualmente importantes, como la duración de la batería y la durabilidad”.

Hace cinco años, el psicólogo Przemek Olejniczak cambió su teléfono inteligente por un Nokia 3310, inicialmente debido a la mayor duración de la batería. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que había otros beneficios.

Przemek Olejniczak
Pie de foto,Przemek Olejniczak admite que ahora tiene que planificar más cuando sale de viaje.

“Antes siempre estaba pegado al teléfono, revisando cualquier cosa, navegando por Facebook o las noticias u otros hechos que no necesitaba saber”, dice.

“Ahora tengo más tiempo para mi familia y para mí. Un gran beneficio es que no soy adicto a dar ‘me gusta’, a compartir, comentar o describir mi vida a otras personas. Ahora tengo más privacidad”.

Olejniczak, que vive en la ciudad polaca de Lodz, admite que inicialmente el cambio fue un desafío.

“Antes, cuando viajaba, revisaba todo en mi teléfono inteligente, como autobuses y restaurantes. Ahora eso es imposible, así que aprendí a hacer todas esas cosas de antemano en casa. Me acostumbré”, explica.

No tan tontos

Un fabricante de “teléfonos tontos” es la empresa neoyorquina Light Phone. Ligeramente más inteligente que la norma para tales productos, sus teléfonos permiten a los usuarios escuchar música y podcasts, y conectarse por Bluetooth a los auriculares.

Sin embargo, la firma promete que sus teléfonos “nunca tendrán redes sociales, clickbait, correo electrónico, un navegador de internet o cualquier otra fuente infinita que genere ansiedad”.

Light Phone
Pie de foto,Las ventas de teléfonos de Light Phone se han disparado

La compañía dice que registró su mejor año de rendimiento financiero en 2021, con un aumento de las ventas del 150% en comparación con 2020, a pesar de que sus teléfonos son caros dentro de la gama de “teléfonos tontos”: los precios comienzan en US$99.

El cofundador de Light Phone, Kaiwei Tang, explica que el dispositivo se creó inicialmente como un teléfono secundario para las personas que deseaban tomar un descanso de su teléfono inteligente durante un fin de semana, por ejemplo, pero ahora la mitad de los clientes de la empresa lo usan como su dispositivo principal.

“Si los extraterrestres vinieran a la Tierra, pensarían que los teléfonos móviles son la especie superior que controla a los seres humanos”, dice.

“Y esta situación no se detendrá, solo empeorará. Los consumidores se están dando cuenta de que algo anda mal y queremos ofrecer una alternativa”.

Sorpresivamente, los principales clientes de la empresa tienen entre 25 y 35 años, añade Tang. Él esperaba que los compradores fueran mucho mayores.

Kaiwei Tang
Pie de foto,Kaiwei Tang bromea diciendo que demasiadas personas están controladas por sus teléfonos inteligentes.

La profesora Sandra Wachter, experta en tecnología e investigadora principal en inteligencia artificial en la Universidad de Oxford, dice que es comprensible que algunos de nosotros estemos buscando teléfonos móviles más simples.

“Uno puede decir razonablemente que hoy en día la capacidad de un teléfono inteligente para conectar llamadas y enviar mensajes cortos es casi una característica secundaria”, explica.

“Tu teléfono inteligente es tu centro de entretenimiento, tu generador de noticias, tu sistema de navegación, tu diario, tu diccionario y tu billetera”.

Agrega que los teléfonos inteligentes siempre “buscan captar la atención” con notificaciones, actualizaciones y noticias de última hora que interrumpen constantemente el día.

“Esto puede mantenerte nervioso. Puede ser abrumador”.

Prof Sandra Wachter
Pie de foto,La profesora Sandra Wachter dice que es comprensible que algunas personas se sientan “abrumadas” por sus teléfonos inteligentes.

“Tiene sentido que algunos de nosotros estemos buscando tecnologías más simples y pensemos que los ‘teléfonos tontos’ podrían ofrecer un regreso a tiempos más sencillos“, agrega Wachter.

“Podría dejar más tiempo para concentrarse por completo en una sola tarea y dedicarse a ella con más propósito. Podría incluso calmar a la gente. Los estudios han demostrado que demasiadas opciones pueden crear infelicidad y agitación”.

De vuelta en Londres, Robin West dice que muchas personas están desconcertadas por su elección.

Grammy 2022 | “Apoyen a Ucrania de cualquier manera pero no con silencio”: el potente mensaje de Zelensky durante los premios de la música de EE.UU.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky era tal vez a quien los artistas y los espectadores de los Grammy menos esperaban ver durante la ceremonia de este domingo en el MGM Garden Arena de Las Vegas.

Pero en medio de la premiación, y a través de un mensaje pregrabado que fue emitido en las pantallas gigantes del recinto, se dirigió a los músicos para pedirles que apoyen a Ucrania “de cualquier manera posible” ante la invasión rusa.

La intervención fue presentada por el maestro de ceremonias del evento, Trevor Noah.

“Una de las cosas que ha hecho a la música tan poderosa siempre es la manera en la que responde a los tiempos”, empezó diciendo Noah.

“Incluso en los tiempos más oscuros, la música tiene el poder de levantar el ánimo y darte esperanzas de un mañana más claro. Y no hay nadie que necesite más esa esperanza ahora que el pueblo de Ucrania”.

Cristiana ucraniana alaba a Dios en medio de bombardeo ruso sobre ciudad de Járkov

Una joven ucraniana canta alabanzas a Dios en medio de las explosiones de las bombas rusas que caen sobre su ciudad. “Somos como la primera iglesia en Hechos, unidos en un solo espíritu. La gracia de Dios está aquí”, dijo.
Después de una escalada de ataques en Kharkiv (Járkov), Nastya, una cristiana ucraniana, se dio cuenta de que su hogar no era lo suficientemente seguro para protegerla. Sin embargo, antes de huir, incluso improvisó un refugio
A principios de marzo, cuando comenzaron a lanzarse misiles sobre una de las ciudades más grandes de Ucrania, las explosiones comenzaron a sacudir varios cimientos.
Mientras Nastya se escondía debajo de una mesa, su refugio improvisado, Dios le dio una canción , como le dijo a la IMB (International Mission Board), una organización misionera afiliada a la Iglesia Bautista del Sur en los EE. UU.
Junto con la canción, también escribió una carta que detalla lo que experimentó con los miembros de su iglesia en Kharkiv. 
La cristiana dice que su barrio es seguro, pero que podía oír los bombardeos a su alrededor. “Vivo cerca del centro de Kharkiv, y justo en el centro hubo una serie de bombardeos en edificios gubernamentales e incluso bombardearon iglesias ortodoxas”, dijo.
“A veces mi casa temblaba y podía sentir los movimientos provocados por los bombardeos. Pero ella todavía está de pie, y estoy agradecido con Jesús por eso”, compartió. 
“ Oramos todos los días con los miembros de nuestra iglesia y eso es maravilloso. Ninguno de nosotros resultó herido. Escuchamos los bombardeos y se acercaban, pero estamos vivos y a salvo”, dijo. 
En la carta escrita por Nastya, también hay un importante testimonio sobre el renacimiento de la Iglesia en Ucrania. “Estamos en medio de este fuego, estamos con los que tienen miedo y no saben qué pasará después”, informó.
“Pero creo que Jesús puede traer paz y alegría en medio de este momento difícil. Nadie se imagina en una situación como esta. Piensas que tu vida va a ser de cierta manera y que nada puede detener ese plan, pero luego llega algo parecido a la guerra”. 
Al contar que la Iglesia sabía sobre la posibilidad de una invasión, Nastya dice que, en el fondo, no pensaron que realmente sucedería.
“Esto ha hecho que nuestra iglesia aquí en Ucrania se despierte fuertemente, especialmente para las personas que viven en áreas peligrosas. Es poderoso ver cómo está reaccionando la iglesia”, escribió.
“Nunca pensé que viviría en un tiempo como este, pero siento que somos como la primera iglesia en Hechos, porque oramos constantemente y Dios siempre nos muestra algo. Sentimos que estamos unidos en un solo espíritu. Todos recibimos el mismo aliento y mensaje del Señor. Estamos tan unidos, y eso es increíble”. 
“Estamos en modo de supervivencia ahora. Además de orar por protección física, oramos para que Dios proteja nuestra tierra con nuestros escudos espirituales”, dijo al compartir que escuchó historias de milagros en el campo de batalla. 
“Una historia reciente fue de un soldado que llamó a sus padres para explicarles cómo ganaron una batalla. Una cortina de hierro de aviones se movió hacia el ejército ucraniano, pero de repente apareció un relámpago y todos los aviones rusos desaparecieron. El ejército ucraniano se sorprendió”, dijo. 
“Dios está trayendo milagros aquí. Lo sentimos en nuestras venas. La atmósfera aquí es la creencia de que Dios trae la victoria. Todos lo escuchamos y lo sentimos, incluso si no lo vemos con nuestros ojos físicos. La gracia de Dios está aquí”, reconoció. 

ANÁLISIS | El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, visita China y la India bajo la sombra de la guerra de Ucrania

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, se reunirá esta semana con sus homólogos en China y la India, dos países bajo presión para condenar las acciones de Rusia en Ucrania a medida que aumenta el número de muertos por el conflicto no provocado.

Lavrov se reunió por primera vez con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, el miércoles antes de un vuelo planeado a la India el jueves, en apenas su segundo viaje al exterior desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero.

Sobre el papel, la reunión de Lavrov con Wang fue aparentemente sobre la agitación en Afganistán. Pero un experto dijo que era “inconcebible” que no discutieran la situación en Ucrania, incluidas las duras sanciones impuestas por la comunidad internacional a Rusia y su aliado Belarús.

“Es inconcebible que las partes eviten a Ucrania en sus discusiones, independientemente de lo que digan sobre el enfoque de la visita”, dijo Steve Tsang, director del Instituto SOAS China de la Universidad de Londres, antes de la visita.

China: ¿qué consecuencias enfrentaría si apoya a Rusia en la guerra? 

El viaje de Lavrov le brindará la oportunidad de evaluar el estado de las relaciones de Rusia con China y la India a medida que se someten a un escrutinio internacional cada vez mayor por su falta de respuesta contundente a Moscú.

Tanto China como la India se han negado a condenar la brutal invasión de Rusia y ambos se abstuvieron de votar las resoluciones de las Naciones Unidas que exigen que Moscú detenga de inmediato su ataque contra Ucrania.

Al final del primer día de Lavrov en China el miércoles, Beijing había dejado clara su postura.

“No hay techo para la cooperación entre China y Rusia, no hay techo para que luchemos por la paz, no hay techo para que podamos salvaguardar la seguridad y no hay techo para que nos opongamos a la hegemonía”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, según la agencia de noticias Xinhua.

Reafirmación de la amistad de China

Desde que Rusia lanzó su invasión a Ucrania, China ha intentado adoptar lo que llama una posición neutral, eligiendo no imponer sanciones a Moscú, o incluso llamarlo una invasión. En cambio, China ha culpado cada vez más a Estados Unidos y la OTAN por el conflicto, y los medios estatales promueven la desinformación rusa.

El miércoles, Wang Wenbin reiteró la postura de China de que “el diálogo y la negociación son la única forma correcta de resolver la crisis de Ucrania” y advirtió contra “echarle leña al fuego”, una frase utilizada a menudo por funcionarios chinos que critican las sanciones occidentales.

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, han cultivado públicamente su asociación en los últimos años, e incluso declararon en febrero que su relación “no tenía límites”. Son socios comerciales florecientes, realizan ejercicios de entrenamiento militar conjuntos y ambos han denunciado lo que ven como una interferencia occidental en los asuntos internos, a menudo votando en bloque en la ONU.

“Existe un propósito común entre esas dos partes, particularmente con respecto al tipo de orden internacional que les gustaría ver”, dijo Manoj Kewalramani, miembro de estudios de China en la Institución Takshashila en India.

Pero la invasión de Ucrania ha puesto a prueba esta relación, ya que China se enfrenta a la creciente amenaza de sanciones secundarias si presta asistencia a Rusia, lo que supone un gran riesgo para la visita de Lavrov, lo que permite a ambas partes aclarar las “áreas grises” de su relación, dijo Tsang.

“La guerra se encuentra en una etapa difícil para Rusia, y puedo ver que a Moscú le gustaría determinar la escala de la asistencia o el apoyo chino para avanzar”, dijo Tsang. “Por el lado de China, puedo ver a Beijing queriendo saber qué tiene en mente Moscú como el juego final y cómo los planes (de Rusia) pueden impactar en China”.

Tsang agregó que es probable que Xi quiera continuar su relación y la del país con Putin, pero el presidente chino “no pagará un precio significativo para hacerlo”. Rusia también es “en última instancia realista de que la ‘amistad ilimitada’ de Beijing tiene límites claros en la realidad”, dijo Tsang.

El miércoles, Wang Yi y Lavrov salieron de sus reuniones con una muestra de unidad, pareciendo reafirmar la amistad de sus países.

“Las relaciones entre China y Rusia han resistido la nueva prueba del panorama internacional cambiante”, dijo Wang después de la reunión. “China está lista para trabajar con Rusia para llevar las relaciones entre China y Rusia a un nivel superior en la nueva era”.

Expresó su apoyo a Rusia y Ucrania para “superar las dificultades y continuar las conversaciones de paz” y elogió los esfuerzos de Rusia para “prevenir una crisis humanitaria a gran escala”.

Las bombas rusas han destruido estructuras civiles, incluidas casas, escuelas, hospitales y refugios temporales durante la guerra, con ciudades sitiadas, sobre todo Mariupol, sin calefacción, electricidad ni agua.

“Dios nos está ayudando”, dicen soldados ucranianos al relatar hechos sobrenaturales

Según pastores en Ucrania, los soldados están enviando informes diciendo que “cosas extrañas están pasando” de la noche a la mañana. “Parece que las balas pasan por encima de nosotros en lugar de golpearnos“, dijo uno de ellos.
La guerra en Ucrania no ha logrado quitar la fe a los ucranianos, que luchan en todos los sentidos, principalmente a través de la oración. Los cristianos ucranianos agradecen a todos en todo el mundo por sus oraciones.
En la lucha física, sin embargo, muchos soldados están testificando que sienten la ayuda de Dios. Un pastor estadounidense que pidió no ser identificado le dijo a All Israel News que Dios está respondiendo las oraciones.
Él dice que están llegando informes con un gran número de soldados que dicen “que están sucediendo cosas extrañas” y que lo atribuyen a la ayuda de Dios.
Actuar sobrenatural en medio de la guerra
El pastor dice que los soldados informan sobre hechos que les están salvando la vida durante la noche. “Parece que a veces las balas simplemente pasan por encima de nosotros en lugar de golpearnos”, compartió uno de los soldados en el informe. 
Un pastor ucraniano compartió en su sermón el sábado (26) que siente que está “soñando” y tiene la sensación de que todo esto “no está sucediendo realmente”. 
Al leer el Salmo 26, resaltó que “cuando pasamos por estos momentos difíciles, entonces también cosechamos gozo y algo bueno”, dijo, revelando que en el otoño, la iglesia recibió una profecía de que “sería difícil llegar a Ucrania” . 
“Después de la dificultad, sin embargo, sería uno de los mejores momentos para el país. Y entendí que probablemente la profecía hablaba de un gran mover del espíritu de Dios”, explicó el pastor.
Él dice que los residentes de la vecina Bielorrusia también están “conmocionados y consternados porque su territorio está siendo utilizado para la invasión de una nación amiga“. 
Según el pastor ucraniano, los creyentes de Bielorrusia y Ucrania se unen y se apoyan constantemente. “Como sobrevivientes del Holocausto, muchos de ellos son personas de mentalidad positiva y Dios es optimista”, compartió.
Actividades de la iglesia en Ucrania
El pastor y su equipo han estado sirviendo a los sobrevivientes del Holocausto en Bielorrusia durante 26 años y están involucrados con cuatro congregaciones, un ministerio para huérfanos y niños que luchan contra el cáncer. 

Explicó que tiene muchos amigos en toda Ucrania. “Estamos orando y esperando que esta invasión rusa de Ucrania termine muy pronto, porque esta es una situación horrible”, dijo.
Ha sido incalculable el sufrimiento de hombres, mujeres, niños y ancianos, todos inocentes. Y, a pesar de su fe y positivismo, el pastor destaca lo difícil y doloroso que ha sido enfrentar la violenta invasión rusa.

Fuente. AcontecerCristiano.Net

Rusia | ¿De regreso a la URSS?: cómo la salida de compañías extranjeras de Rusia deja al país cada vez más cerca de la era soviética

Cuando McDonald’s abrió su primer local frente a la plaza Pushkin de Moscú, la URSS todavía existía. Pero a la vuelta de la esquina, donde una larguísima fila de ciudadanos soviéticos esperaba para comprar una hamburguesa en uno de los mayores símbolos del capitalismo, aguardaba el colapso del régimen.

El Muro de Berlín había caído menos de tres meses antes. Y en el Kremlin, Mijaíl Gorbachov lideraba el proceso de reformas políticas y económicas de la Unión Soviética con la apertura hacia el mundo no comunista.

A pesar del lastre de la burocracia soviética difícil de erradicar, los cambios atraían inversiones extranjeras y cientos de empresas se instalaron.

La inauguración en Moscú de la cadena de comida rápida ícono de Estados Unidos el 31 de enero de 1990 demostró que la cortina de hierro se había levantado.

Clientes soviéticos hacen fila frente al recién inaugurado primer McDonald's en la Unión Soviética el 31 de enero de 1990 en la plaza Pushkin de Moscú.
La apertura de McDonald’s en la URSS en 1990 modificó el cerco que había con Occidente.

Esta semana, después de 32 años de operaciones en el país, McDonald’s anunció el cierre de sus 847 restaurantes en Rusia debido a la invasión a Ucrania por parte del gobierno de Vladimir Putin iniciada el 24 de febrero.

Y con ello, algunos analistas han apuntado que el fantasma de la era soviética reapareció.

Las empresas occidentales se están yendo masivamente de Rusia y muchas han limitado sus servicios a clientes rusos.

Y hay otras señales que recuerdan el pasado: la salida de los rusos al exterior se está dificultando, el rublo cayó en picada, los precios se están disparando.

Un policía soviético junto a una fila de personas que esperan para ingresar a un McDonald's recién inaugurado en la calle Gorky en Moscú en 1990.

El día de su inauguración en Moscú, el local de McDonald’s estuvo abarrotado.

Con la apertura de McDonald’s, Occidente llegó a Rusia; ahora, con su cierre, se va“, escribió el martes en Twitter Andrei Kolesnikov, presidente del Programa de Política Nacional Rusa en el centro Carnegie de Moscú.

“El mayor gesto simbólico aquí es que cuando McDonald’s se mudó a la Unión Soviética, fue parte de un mensaje de apertura y fomento de la confianza y la cooperación entre Rusia y Occidente. Ahora, todas esas avenidas se cerraron”.

“Que Rusia vea la salida de McDonald’s realmente trae un final o un cierre a esa era. Y estamos como parados, al menos simbólicamente, en una nueva era de división entre Rusia y gran parte del resto del mundo”, dijo Paul Musgrave, profesor de ciencia política en la Universidad de Massachusetts Amherst.

El adiós de Occidente

Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido bloquearon los activos en esos países de Putin y su canciller, Serguéi Lavrov, además de los del círculo cercano de magnates que gobiernan junto a ellos, y luego decidieron excluir a los principales bancos rusos del sistema de pagos internacionales Swift.

Con el correr de los días, diferentes empresas anunciaron su retirada del mercado ruso.

Primero fueron Visa y Mastercard -luego American Express-, que concentran la enorme mayoría de las transacciones electrónicas en Rusia. Después, las piezas de dominó comenzaron a caer una tras otra.

  • Mastercard y Visa suspenden operaciones en Rusia
  • “No tengo yates, ¿de qué me voy a preocupar?”: las opiniones de 3 ciudadanos rusos sobre la guerra

Además de McDonald’s, cientos de compañías occidentales decidieron cerrar, al menos de forma temporal, sus operaciones en el país euroasiático.

El presidente estadounidense Bill Clinton (centro), la primera dama Hillary Clinton (derecha) y Michael O'Neill, subgerente regional de Coca-Cola en Rusia (izquierda), beben una Coca-Cola el 11 de mayo de 1995, en Moscú, durante una visita a la fábrica de Coca-Cola en la capital rusa.

En 1995, Bill y Hillary Clinton visitaron la fábrica de Coca-Cola en Moscú.

Esto implica que productos como Coca-Cola -presente en Rusia desde 1992 y pilar del eje occidental-, dejen de ser comercializados en territorio ruso, o que quienes quieran ver los contenidos de Disney, Sony, Warner Bros o Netflix ya no lo puedan hacer.

Un hombre empuja un carrito lleno de Coca-Cola Zero a la salida de un supermercado en Moscú.
Pie de foto,La desesperación de algunos rusos por la decisión de Coca-Cola de salir del país llevó a que compraran botellas de esta bebida en grandes cantidades.

Nestlé, Mondelez, Procter & Gamble y Unilever dejaron de invertir en Rusia, pero dijeron que seguirán proporcionando artículos esenciales.

Gente camina frente a una tienda H&M cerrada en Moscú el 10 de marzo de 2022.
Pie de foto,El gigante de ropa sueco Hennes and Mauritz (H&M) detuvo todas las ventas en sus tiendas rusas por la invasión de Ucrania.

Pepsi, que está en Rusia desde la década de 1970 gracias a la fascinación que causó el refresco en Nikita Kruschev a mediados del siglo XX y que posee en el país una extendida industria de bebidas y alimentos más grande incluso que Coca-Cola, decidió cortar el suministro de algunos de sus productos, pero dejar otros de necesidad básica como lácteos y comida para bebés.

El premier soviético Nikita Kruschev tomando Pepsi en 1959 junto al entonces vicepresidente de EE.UU., Richard Nixon, y el presidente soviético, Kliment Voroshílov.
Pie de foto,El premier soviético Nikita Kruschev probó un refresco cola -Pepsi- por primera vez en 1959, en una feria de Estados Unidos que se realizó en Moscú. Lo hizo bajo la atenta mirada del entonces vicepresidente de EE.UU., Richard Nixon.

Apple, Microsoft, Samsung y otros gigantes tecnológicos dejaron de vender en el país, mientras que DHL, FedEx, Kuehne+Nagel, Maersk y UPS están deteniendo las entregas.

Las tiendas Starbucks, H&M, Louis Vuitton, Chanel y Cartier también forman parte del éxodo. Y la japonesa Uniqlo, que en un principio había dicho que se quedaría, decidió en las últimas horas su retirada.

La vista de una cafetería Starbucks cerrada en Moscú el 10 de marzo de 2022.
Pie de foto,El martes 8 de marzo, McDonald’s, Coca-Cola y Starbucks cedieron ante la presión pública y suspendieron sus operaciones en Rusia, uniéndose al coro corporativo internacional de indignación.

Anna MacDonald, administradora de fondos de Amati Global Investors, dijo al programa Today de BBC Radio 4 que las empresas que se unían a la ola de compañías que abandonaban Rusia lo hacían porque “los accionistas y las partes interesadas más amplias no tolerarían la generación continua de ingresos y ganancias” en ese país.

Estaba afectando los precios de sus acciones y la sensación era que era completamente inapropiado continuar haciéndolo”, dijo.

  • Burger King, KFC y otras multinacionales que siguen operando en Rusia luego de la invasión a Ucrania

Musgrave señaló, refiriéndose al caso de McDonald’s, que a partir del bloqueo bancario y de la mayoría de las tarjetas de débito y crédito “debe ser muy difícil incluso hacer pagos y, ciertamente, repatriar las ganancias” que generen en Rusia.

Rusia y Ucrania: las fuerzas rusas bombardean un complejo residencial en Kiev e intensifican su ofensiva en el oeste del país

El asedio contra Kiev continúa a la par que se intensifican los enfrentamientos en el oeste de Ucrania.

En el día 19 desde el inicio de la invasión rusa, la capital ucraniana fue golpeada por fuertes ataques de artillería después de un fin de semana de fuertes combates en los suburbios de la ciudad.

Los servicios de emergencia ucranianos dicen que un ataque aéreo ruso golpeó un bloque de apartamentos de nueve plantas en el distrito de Obolon, en el norte de la ciudad y a 10 kilómetros del centro.

Según las autoridades, al menos una persona murió como resultado del ataque y otros tres tuvieron que ser trasladados al hospital. Otros 9 fueron tratados en el lugar del suceso y 15 residentes se salvaron de lo ocurrido.

El ataque tuvo lugar el lunes temprano por la mañana cuando las tropas rusas se acercaban a la capital.

Despenalizan el aborto hasta la semana 24 en Colombia

 La Corte Constitucional de Colombia despenalizó el aborto hasta las 24 semanas de gestación. Tras más de ocho horas de debate, el alto tribunal tomó la histórica decisión con mayoría simple 5-4.

Hasta ahora, el Código Penal en Colombia consideraba legal el aborto en tres casos específicos: violación o incesto, malformación fetal que haga inviable su vida, o cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer, certificada por un médico. Pero quien se practicaba un aborto —o quien lo realizara— por fuera de estos tres escenarios, cometía un delito. Eso cambió: ahora se puede abortar hasta los 6 meses de embarazo.

Evangélicos de Ucrania y Rusia oran por solución pacífica para evitar una guerra

En Ucrania, las reuniones de oración se multiplican ante el “estrés y el miedo”. En Rusia, líderes evangélicos piden mediación para evitar un conflicto.
La frontera ruso-ucraniana ha sido escenario de tensiones desde las protestas conocidas como Euromaidán, iniciadas en noviembre de 2013, que terminaron con el cambio de gobierno en Kiev, la anexión de Crimea por parte de Rusia y la guerra en la región de la Cuenca del Donets.
Según Evangelical Focus, el aumento de esta tensión en las últimas semanas ha planteado la posibilidad de un enfrentamiento armado a mayor escala. Reino Unido y Estados Unidos anunciaron la retirada de personal no esencial de sus embajadas en Kiev, algo que no fue seguido por la Unión Europea.
Washington DC ha desplegado 8.500 soldados para apoyar los ejercicios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el territorio, y otros países aliados están desplegando recursos militares. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha afirmado que Vladimir Putin pondrá a prueba a Occidente y la OTAN y pagará un alto precio por ello.
Según Anatoly Kaluzhny, pastor evangélico de Kiev, existe una presencia clara de miedo en Ucrania. Afirma que es un sentimiento muy natural en estos días, pero que hay que controlarlo, porque Dios tiene el control y nada de lo que pueda pasar es sin su voluntad.
Al otro lado de la frontera, según Vitaly Vlassenko, secretario general de la Alianza Evangélica Rusa, todas las uniones evangélicas y organizaciones que son miembros de la Alianza Evangélica Rusa son pacíficas para todas las personas y tratan a sus hermanos y hermanas en la fe en Ucrania con profundo respeto.
Para la mayoría de los evangélicos ucranianos y rusos, la esperanza de paz y la expresión de su fe trasciende los desacuerdos políticos. “La fe no es un juego de ‘tal vez sí o no’”, dice Vitaly Vlasenko, mientras llama a “ todas las personas de buena voluntad a unirse en oración (…) Llamo a la fe firme y sin dudas en la solución pacífica de este conflicto”.
“Oramos todos los días en nuestras iglesias”, añade, “clamando a nuestro Señor Jesucristo por la paz y la armonía en nuestro continente europeo”. Entre los pedidos está “la búsqueda de mediadores”. De hecho, la Alianza Evangélica Rusa cree que la Alianza Evangélica Mundial (WEA) debería ser considerada como mediadora en el conflicto.
William Yoder, un analista evangélico residente en Rusia, dijo que los rusos insisten en tener buenos pensamientos sobre sus vecinos occidentales, incluidos los del otro lado del Atlántico, y cree que es seguro concluir que el 95 % de los rusos quiere una solución pacífica al dilema ucraniano